sábado, 8 de agosto de 2015

cosas que nunca vas a saber porque no te importa (y que quiero que te importe)

Me gusta ordenar mi pieza cantando y bailando, todos mis vecinos conocen mis gritos apasionados cuando pongo música, estoy segura que piensan que en esta casa vive una loca porque de vez en cuando escucho música experimental, o no tan normal.
Me encantaría acostumbrarme a tomar mate pero me da paja todo el procedimiento, mejor hervir agua, poner café o un saquito en una taza y ya está.
Veo muchas fotos de chicas lindas porque sueño acercarme algún día a un nivel parecido de perfección, pero no, olvidate.
Hay temporadas que escucho shakira todo el día. Y canto sus canciones apasionadamente.
Tengo otras temporadas en que me baño dos veces al día y me cepillo los dients unas cuatro o cinco veces.
Me superan las ganas de decirle a alguien -a vos estaría bueno- ''MÌO'', tengo esa necesidad, de sentir que puedo decirle a alguien que es mío, que no es de todo el mundo y que yo tampoco, que no somos algo que no es nada, que nos celamos. Pero no, olvidate.
Muchas veces siento que durante algunos años de mi infancia fui un ente que no procesaba nada, y ahora hago preguntas infantiles.
Me gustaría saber más de política pero nunca termino de engancharme, admiro a los que saben y quiero saber mucho pero llego hasta un punto, después me aburro.
Estoy en el cuarto intento de leer ''gracias por el fuego'' de benedetti. Siempre cuelgo y necesito terminarla.
Algún día me voy a aprender mi poema preferido, ''me caigo y me levanto'' de cortázar, y algún día también voy a tener la oportunidad de recitarlo en algún lado.
Siento que hoy en día hago todo mal, ya no me alcanzan los recursos filosóficos para consolarme.
Me miro al espejo muchas veces al día.
Soy bastante competitiva y generalmente me va bien en lo que hago, pero me gustaría compararme menos.
Muchas veces tengo necesidad de llegar a casa. Llegué a correr unas cuadras por esa necesidad.
Soy orgullosa pero demasiado sensible. 
Los objetos que más me gustan son las medias y las tazas.
Mi gata me parece un ejemplo de perfección.
No sé qué haría sin mis mascotas.
Muchas veces lloré al lado de mi perro.
Cuando voy por la calle con auriculares y tengo que esperar en un semáforo, hago un bailesito (si la música lo amerita) hasta que se ponga en verde. Los autos me miran raro.
Puteo a los autos que pasan cuando el semáforo está rojo.
Me pone de mal humor tener las uñas desprolijas. 
Cuando estoy muy llena me siento sucia, es algo que me quedó del pasado un poco triste.
Hace unos meses me corté el pelo por los hombros y lo quería más corto, ahora me desvivo por tenerlo largo.
Me preocupa no estar amando tanto a Morrissey últimamente.
También me preocupa no estar leyendo mucho.
Llegué a tener muchas cosas de las que me propuse, y sé soy capaz de casi todo lo que me propongo pero me falta un poco de ímpetu todavía.
Cuando entro a un ''todo moda'' quiero llevarme todo, es mi perdición.
Me gustaría tener piernas flacas pero ya las voy aceptando.
Mientras corro pienso en todo.
Me gusta mi entrenador.
Quiero aprender a tejer.
Siempre quise un par de esas pantuflas enormes y peludas, pero nunca me animé a comprarme.
Compro boludeces infantiles porque me gustan.
Puedo llegar a mentir, pero me parece que nada te saca más de un apriete que la sinceridad, porque ya está, te liberaste.
Mi mayor sueño es vivir sola.
Mi segundo sueño es viajar a Amsterdam.
Muchas noches que no me podía dormir, me levanté y me probé ropa para pasar el tiempo.
Cuando tengo ojeras me saco selfies.
Flasheo encontrar algún día alguien a quien le importen todas mis pequeñeces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario