domingo, 26 de abril de 2015

Ay Dios mío, Dios mío 
si hasta siempre y desde siempre 
fueras una mujer 
qué lindo escándalo sería, 
qué venturosa, espléndida, imposible,

prodigiosa blasfemia.

Mario Benedetti.


No hay comentarios:

Publicar un comentario