viernes, 13 de febrero de 2015

proceso de idiotización desactivado

Está muy bien no ser la persona que los demás esperan que seas. Está perfecto imponerse uno mismo, con sus defectos y sus quizás escasas virtudes.
El pensamiento que te golpea porque sabés que no sos lo esperado, ese pensamiento tiene que morir. En realidad, por más de que me parezca correcto ser yo misma, no puedo ser de otra forma. A veces estoy bien, a veces estoy mal, a veces estoy rosa, otras gris, otras verde, otras negro. 
Hay un momento en el que sabés que te estás idiotizando, el problema de la idiotez es que sea genuina o no, me parece. Podés ser muy idiota y podés ser muy maduro, y nunca dejar de ser vos. Lo que sí es un poco inaceptable es que algo exterior venga a idiotizarte, que la idiotez ocupe más lugar en tu cabeza y vaya dejándole cada vez menos espacio a la reflexión, a la cultura, a lo que no hay que perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario