jueves, 15 de enero de 2015

comerse una mentira

Me creí todo eso que intentabas ser. Un tipo distinto, extraño, bohemio, raro de verdad.
Me enamoré de tu personaje viciado de egocentrismo, me sentía pequeña al lado de tan enorme ser. Por suerte, después de mucho tiempo, caí en la tierra y pude ver a través de tu disfraz: no sos mejor que yo, nunca lo fuiste.
Me cuesta superar a esa persona que creí que eras, pero de repente aparece el verdadero hombre que sos y me cuesta recuperarme del shock. No sabés ser buena persona, estás lleno de rencor, la vida se te pasa intentando ser mejor que los demás, diferente, frío. 
Me rompiste, me ardiste, me doliste, me jodiste bien jodida. Y esto ya parece una canción de Karina, aunque todo este tiempo traté de echarme la culpa a mí.
Sé que cada vez que lograbas herirme sonreías, sé que lo sentías un logro. Sé cómo actuás, quién sos, quién querés ser, quién creés que sos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario