lunes, 22 de diciembre de 2014

Es una diosa y tiene treinta aunque aparente veintiuno. Su nivel de fama aumenta al ritmo que crece su culo. Es la chica mas deseada, es peligrosa. Cambia de novio si aparece alguna billetera mas jugosa. 

Solo piensa en su estética y el resto no le importa, tanto botox en la cara aparentemente te atonta y no la culpen a ella y por favor sean pacientes es que es presa de su propia vida moda-dependiente. 

Canta, baila, se disfraza y si lo piden se saca la ropa en cámara aunque los niños lo miren. Todo sea por el rating y por mas exposición. Escribe un libro aunque no pueda formular ni una oración. 

Gasta toda su plata en nuevas cirugías estéticas. Su cuerpo artificial esconde una vida patética y se miente y, también le miente a los televidentes. Tiene la verga de un productor metida entre los dientes. 
Y al final no se que vas a hacer con tanta fama. Ser la chica del momento hoy no significa nada. Y no quiero ser agresivo pero no puedo entender ¿Cómo la tele no tiene un mejor modelo que vender?
Emanero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario