viernes, 21 de noviembre de 2014

sepia

Configuro mis ojos para ver todo un poco más lúgubre, para ver todo un poco más nostálgico, más penoso. Pongo ''amor amarillo'', y me quedo. Hay algo que no puedo explicar, algo que de sentimental pasa a ser corporal, y puedo ubicar bien dónde nace ese misterio. Nace un poco abajo del esternón y me deja sentir su subida hasta explotar en mis lagrimales. No me da una explicación, sólo hace su trabajo, el laburo de hacerme sentir cosas por cosas que no sé, o capaz sé pero no quiero saberlo. 
Mi garganta está poblada de sentimientos, cobra vida propia.
Cerati ayuda a mi cosita a funcionar, a subir y bajar, a llegar a los lagrimales y estallar, y descender otra vez para ascender nuevamente y otra vez detonar. Podría haber puesto otro disco, pero elegí este, porque refleja perfectamente lo que no sé explicar. Un poco delirante, no puedo decir que es amargo, pero dulce no es, color sepia, es decir: igual a mi sentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario