domingo, 2 de noviembre de 2014

no ser importante

Algo me falta. Necesito inminentemente algo, y no sé qué. Quién pudiera ser autosuficiente y no depender de otro para llenar lo que tan fácilmente se vacía.
El problema gira en torno a esa persona que no conozco, que nunca aparece, que nunca me llena. Cuando nace una mínima ilusión termina siendo asesinada por decepciones. Y no hablo de decepciones grosas, de traiciones, etc, hablo de pequeñas decepciones como: sentir que no hay piel, no encontrar el punto justo de cariño esperado, o muy obsesivo o muy seco. Decepciones como entender que no sos recíprocamente importarte para ese que está convirtiéndose en tu mundo. ¡No ser importante para nadie que quiera ser importante! No sé cómo serlo, no sé ''atrapar'' a las personas. El que quiera quedarse que se quede, y el que no, puede irse. Aunque me importe, voy a fingir que está todo bien, y que sigo en la mía, que tengo otras cosas que hacer, y que cuando me voy a dormir no analizo el por qué del fallido amoroso.
Existen personas que sí, que saben cómo ''atrapar'' a la gente, cómo enamorar. Debe ser un don, un ángel especial. Esos seres humanos que lo ves un día y no te los borrás más.
Quisiera provocarte algo, un poco más no sé, me frustra cuando sobrestimo a una persona y a mí me subestiman, pero no sé qué hacer, y algo tengo que hacer, sí. Tanto ''no pasa naranja'' en la vida la torna gris, como este día lluvioso que despierta estos sentimientos cursis en mí, y que por ahí, si mañana sale el sol, los esconda bien atrás de mi cabeza y siga pensando ''ya va a llegar'' ''ya va a venir''.

No hay comentarios:

Publicar un comentario