martes, 5 de agosto de 2014

me levanté con la tanga cruzada

Hoy, como diría Carmen Barbieri después de un desmayo ''no me siento un poco bien''. No, me acosté triste, me levanté peor, y estoy acá cerrando cosas en mi cabeza.
En primerísimo primer lugar: curtite. Sí, bueno, esperé dos semanas a ver si me hablabas después de dar el pasito yo y ningún mensajito, listo, ya está, no reviso más tu última puta conexión, o tu foto, en la que saliste lindo hijo de puta. De todas maneras ni siquiera es como que sufriría porque siento que sos el amor de mi vida o quiero comprometerme con vos, o que no sé, solamente necesitaba que me hables para decir ''bueno, está todo bien, seguimos igual''. Yo sé que la última vez fue medio raro todo pero no fue mi culpa, y sí, no nos conocemos tanto, ni un poquito pero ¡no me hablaste más! Y la última vez que hablamos no pudimos vernos, no fue la culpa de ninguno de nosotros, no pudimos, pero a la noche hablamos un montón y muy bien, de repente ya te estaba hablando como si te conociera de años y tuviera mucha confianza. Está bien, tenía un porcentaje de alcohol en sangre mayor al debido pero no estaba en peeeeeeedo.
La última vez que te vi, que no fue la última vez que hablamos decidí que ya no quería verte más, es que a las dos horas de estar con vos me agota tu manera de ser, es por eso que yo sé que no quiero que me hables por quien sos vos, quiero que me hables para no sentirme tan mal conmigo misma. Pero listo, no sé por qué estoy hablando en presente, QUERÍA QUE HABLARAS, ahora listo, ya está, no sé en qué enfocarme, pero en tu última conexión claramente no, ya fue. Me aburriré mucho pero ya me vengo aburriendo hace tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario