miércoles, 23 de julio de 2014

la varieté de sentimientos decepcionantes

Soy una persona muy mal humorada. No logro nada con eso, pero es como un escudo, no me toques, no me hables, no respires, alejate. Suelo tener necesidad de estar sola conmigo misma mucho de mi tiempo. Las personas me demostraron ser generalmente egoistas, la verdad es que a los 17 años me encuentro muy decepcionada con la raza humana. Yo sé que no son todos iguales, pero no conozco muchas excepciones a la regla. Me da miedo vivir así, porque vivir desconfiando no es vivir, o por lo menos no es vivir sanamente. Lo peor de todo es que soy incoherente en mi discurso porque mientras la humanidad va desilusionando cada vez un poquito más yo avanzo pasos innecesarios para incluírme en esto que no es lo mío. ¿Cómo se explica ir 3 horas al gimnasio 5 días a la semana y comer ensalada con atún si no es para agradarle a eso que critico? Puedo diferenciarme en algunas cosas pero en otras soy exactamente igual que la mierda que odio, y no es que me odie precísamente, odio esa necesidad de pertenecer ¿a qué? no sé. Últimamente estoy un poco menos igual, es decir, ya no tengo ganas de salir, la verdad ya no estoy orgullosa de mi entorno, me molesta un poco a decir verdad. Todo esto es sinceridad pura y me animo a volcarlo porque a la gente le chupa un huevo leer sentimientos ajenos y no es que me importe demasiado que me lean y sufran mis frustraciones o algo así, pero me da el impulso a ser totalmente sincera. Lo que encuentro más antipático por estos días y desde ya unos meses es que vivo esperando que pase algo, o por lo menos que pasen las horas. Soy un ente esperando a que se termine algo, para después empezar algo que voy a querer que se termine, y nunca estoy haciendo lo que realmente disfruto, y tampoco sé verdaderamente qué es eso. Venía bien hasta acá y se me empañaron los ojos cuando se me cruzó por la cabeza ''estoy cansada de que la gente me juzgue''. De verdad, ¿por qué los seres humanos juzgamos tanto? Y todo se liga con todo, y vuelve a aparecer decepción con la sociedad y todo esto que es así y que no puedo cambiarlo porque soy menos que un granito de arroz en la inmensidad. Uno puede hacerse el fuerte, como yo, pero a la larga te das cuenta de cosas, vas necesitando ese alguien a quien admirar, o a quien compartirle las cosas, ese alguien que no te desilusione, pero no aparece, hoy en día no está, y he aquí el hallazgo de un vacío enorme, y he aquí el nacimiento de lágrimas en cantidad porque descubrimos escribiendo qué es lo que te pasa. 
Estoy un poco cansada de todo, no veo una solución por ahora, menos que menos una solución acelerada. Todos me dijeron que 5to año es EL AÑO, y no lo fue para mí. Pasaron cosas lindas, cosas locas, cosas que nunca me voy a olvidar, pero en la balanza emocional la alegría y la tristeza van parejas, y no desborda la felicidad si apelo a la honestidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario