sábado, 19 de abril de 2014

conocerse y conocer

Ojalá pudiera escribir todo lo que pienso en el día, todas las conclusiones que saco.
En este momento estaba pensando en que creo que todas las personas soñamos con que nos conozcan como realmente somos, como esos seres que actúan de una manera determinada ante una circunstancia estando solos, pero que no les sale muy bien actuar así estando acompañados. Que viven con el miedito al dedo acusador, a la falta de interés de los demás. ¡Me gustaría mucho que me conozcan! Qué los que creen que soy una hija de puta vean que no lo soy, que tengo sentimientos, que me encariño, que los que creen que soy rara me analicen un poco y se den cuenta que soy así, como soy y me gusta serlo (dependiendo de qué hablamos), y que cada uno es a su manera. No soy excéntrica.
Que los que me creen pelotuda, que son muchos, vean que no lo soy, (creo que no lo soy) que simplemente lo que no me deja interactuar bien con ellos es esa capa gruesa de timidez que a veces pesa mucho.
De verdad, sería un gusto conocer a la gente a su manera ¿cómo son cuando están en sus casas sólos? ¿qué piensan durante el día? ¿qué conclusiones sacan? ¿qué les parece extrañamente lindo? A mí las verdulerías prolijas, o las palabras esdrújulas, ¿qué los apasiona? Yo realmente no sé. ¿Qué les disgusta? A mí las verdulerías desprolijas, los prejuicios, los nervios que no arreglan nada. ¿Qué sueñan? Recibirme, vivir sola, viajar. ¿Qué dolor es el que más les gusta? A mí me gusta el dolor de muela... y el de los ovarios un poco ¿les gusta algún dolor? Odio el dolor de cabeza, el de panza también, el de piernas es detestable. ¿Quieren tener hijos? ¿Piensan si quieren casarse? ¿Se te viene a la cabeza una anécdota graciosa? ¿Qué opinás de tus viejos? ¿Qué querés cambiar de la sociedad? ¿Tenés un ideal? ¿Qué música te gusta? ¿Te animás a cantar conmigo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario