sábado, 8 de marzo de 2014

No puedo dejar de psicoanalizarme.

¿Me siento bien? Porque yo por ahora siento todo bajo control. Estoy tranquila. No sé qué hacer pero no estoy triste. Tengo miedo que este bienestar sea el disfraz de una coraza. No soy Freud, pero de verdad a veces cuando la vida te pega un par de piñas y vos seguís erguido es dudoso. Si no estoy bien, no quiero esconder mi pena, porque inevitablemente caigo con más intensidad después y es más complicado levantarme.
Tengo una confusión muy grande en mi cabeza. No sé qué ni quién me importa. Stop thinking, please.

No hay comentarios:

Publicar un comentario