viernes, 28 de marzo de 2014

Concentración escurridiza.

Es inevitable tener insomnio y no escribir en el blog. No sé exactamente de qué voy a hablar, es complicado ordenar mis pensamientos y/o sentimientos.
A veces siento que está todo mal, que yo estoy mal, que en todo me va mal, me siento fracasada, sola, frustrada. Intento dar lo mejor de mí... pero me olvido al rato. ''Ser la mejor versión de uno mismo'', es algo que me obsesiona un poco. Soy tenaz cuando tengo que serlo y lo he demostrado. Con los demás, y conmigo. Hoy me reto constamente, pero está bueno, porque no pienso en otras cosas que me hacen mal. No pienso tanto. Yo estoy en primer lugar ahora, no lo mal que me hace sentir que la persona que quiero no me quiera, o nunca me hayan querido como quise. Ahora sé que es recíproco, yo contra yo, yo y yo, yo con yo, peleando, queriendo, discutiendo, pensando. ¿Se entiende?
Quiero que me vaya bien en el colegio, ser una buena alumna, últimamente hago más cosas, presto más atención y entiendo, cosa que me venía costando... y eso suma mucho a la frustración, así que por ese lado revertí un poco la situación y me siento más feliz. Tengo que seguir así, acostumbrarme a hacer la tarea, a rendir en el colegio como mi capacidad me lo permite, y no escatimar en esfuerzos para aprender, concentrarse. Eso. La concentración en mi vida, hoy en día, lo es todo.
Concentrarme en el colegio, concentrarme en el gimnasio, otro lugar donde soy feliz porque cada día me siento un poquito mejor, y más ahora que me estoy esforzando más y que creo en  mí y en mi potencial, y no me siento insegura con lo que soy, aunque estime mejorar, siempre busco mejorar. La concentración no sólo la aplico en el gimnasio y en la escuela, en casa, con mi familia, quiero escucharlos, saber qué les pasa, qué piensan, qué sienten, quiero entender sus historias y no vivir colgada de la luna. Viví 17 años colgada en los astros. Estaba pero no estaba. Hablaban pero yo no escuchaba, yo siempre estoy pensando en otra cosa. Estoy en otro lugar. Por eso me cuentan las cosas dos veces y a la segunda quizás me sorprenda, porque la primera vez no presté atención, mi concentración nunca fue muy benefiosa. Me perdía, y me pierdo constantemente. No sé a dónde me transporto, pero no escucho, aunque parezca que lo estoy haciendo. Este año caí muy fuerte en eso. Era inmanejable. Quiero estar presente en el universo, participar, comprender, analizar, todo en el tiempo correspondiente, y no atrasarme por no estar en órbita. Eso es lo más urgente y que todos los días planeo moldear.
Algunas cosas me molestan, la verdad es que no son pocas, pero estoy tratando de ser positiva una vez en mi vida y que sean opacadas por las cosas buenas. Adam Smith hablaba del orden natural en la economía, yo siento que existe un orden natural en mi cabeza, y que si lo dejo ser, va ir bien. Adam no quería que intervenga el Estado, yo no tengo que intervenir para comerme la cabeza, tengo que seguir haciendo las cosas que me hacen bien, haciendo cosas por mí y para mí, porque al fin y al cabo me hacen feliz y yo tengo poder sobre ellas. Del exterior, si quiere venir algo que me haga feliz las puertas están abiertas, necesito conocer gente, conocer ideas, opiniones, personalidades diferentes, me encantaría, pero ya se va ir dando, tengo fe en eso. Creo que tengo la mente sana.

2 comentarios:

  1. festejo con beneplácito tu esmero a mejorar,son pasos necesarios revertir lo malo en bueno, tristeza en alegrías, pesimismo en inteligencias,, te auguro un buen camino para llegar a tus sueños mas preciado.

    ResponderEliminar
  2. festejo con beneplácito tu esmero a mejorar,son pasos necesarios revertir lo malo en bueno, tristeza en alegrías, pesimismo en inteligencias,, te auguro un buen camino para llegar a tus sueños mas preciado.

    ResponderEliminar