martes, 11 de febrero de 2014

el temor provocado por tus sentimientos enigmáticos

Creo que nunca tuve tanto miedo de empezar a querer a alguien, yo lo relaciono a la incertidumbre de tus sentimientos. Nunca sé qué pensás, si te detenés unos minutitos a pensar en mí. De verdad me aterra, no puedo soltarme del todo, cuerdas me atan para no dejarme ver más de lo debido, en el sentido metafórico, para no regalar mi transparencia, para no mostrar el alma. Las cuerdas que me encarcelan no son más que miedo, miedo porque yo no creo que vos sientas lo mismo. Aún así, encadenada, muerta de terror, cierta parte de mí se escapa, y va con vos.
Aunque me esfuerce en no pensar demás, es inevitable, y generalmente sonrío, y después de la sonrisa viene el susto de que no tendría que analizarte tanto, porque vos no sos para mí, y yo no soy para vos, porque vos no querés ser para mí, ni que yo sea para vos.
Y todo concluye en el pensamiento de que podemos ser amigos, y aunque me parece raro, me gusta la idea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario