sábado, 21 de diciembre de 2013

Un aura extraña y atrapante

Es imposible masticar lo ya sabido de que sos un hijo de puta. Lo sos. Te encanta serlo. Te motiva más serlo conmigo. No puedo aceptarlo, no puedo asumirlo, sos perfecto.
Y yo soy una idiota, que siempre dejó que hagas lo que quisieras, ¿por amor? No me explico por qué te quiero tanto, tu manera de ser, no sé, es algo que no se ve. Algo que elimina tu cuerpo, como un aura. Y la tuya vendría a ser más bien oscura, rara, pero me atrapa, y así estoy, presa. Presa de lo que me gusta y no me gusta de vos, que más bien me vendría a gustar en cierto punto, y lo tenés tan claro, tan claro, que nunca vamos a poder ser uno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario