martes, 24 de diciembre de 2013

Estoy totalmente loca.

Una persona que me quiera, que lo haga notar, que sea sincero el afecto. Que no me haga sufrir por pelotudeces a las que ya vengo acostumbrada. No sé, no tengo ganas de ser igual a todos, ya está, me di cuenta que no me gusta la estructura adolescente de cómo vivir y querer. Yo no quiero estar con 20 simultáneamente, o en una noche, no tengo ganas de eso, no me gusta, o me dejó de gustar, o nunca me gustó o quise que me gustara pero no lo logré.
Tampoco me gusta jactarme de que soy rara -suponiendo de que eso sea bueno- porque no hago cosas que muchísimos otros no hacen.
Estoy un poquito harta, o cansada, este 2013 fue muy lineal, y... no tengo muchas expectativas de encontrar lo que busco el próximo año. También me da bronca  porque pienso que si no me quiere mucho una persona no soy mujer, no estoy triste, estoy bien, y que un pibe no me quiera como quiero que me quiera no significa nada. Eso es lo feo de sentir que te quisieron. Pasa que no me puedo alejar tampoco de la gente que no complementa mi pensamiento, y que pudiendo estar con cien minas más -que no me atrevo a juzgar si está bien o está mal- lo van a hacer. Y bueno, soy complicada y rebuscada, y soy una pelotuda por sobre todas las cosas, aparte qué flasheo si cada vez que alguien me quiso de verdad o parecía yo me escapé. La puta madre. No es solo el afecto es corresponder y ser correspondido, y que se busque lo mismo. Da, me da paja ponerme a pensar tanto en amor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario