sábado, 9 de noviembre de 2013

optimismNo, la verdad que no.

A veces puedo ser optimista, creer en la vida, en mí misma más de lo que usualmente creo, abrir una puertita a la ilusión de que todo va estar bien. Pero jamás llegaría a tal punto de alegría, felicidad, inconsciencia e incoherencia de poder afirmar que vivo en un mundo hermoso, maravilloso. Nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario