viernes, 7 de junio de 2013

Me cago en el equilibrio emocional.

¿Por qué a veces es todo tan lindo, y de repente, se desgasta hasta llegar a la mediocridad original?
No sé si estoy cambiada, si los cambios sólo se deben a que hago cosas que no hacía hasta el momento, pero no influye en mi personalidad, si quiero o no cambiar, o si mucha gente de mi alrededor cambió y eso me hace pensar que cambié.
Sigo inestable, y eso no va cambiar nunca, luché por el equilibrio emoiconal muchas veces, pero creo que ahora me conformo con mis bajones post felicidad extrema. Algo necesito, y es obvio, algo me sigue faltando.
Mi vida mutó en una vida bastante interesante, y creo que la culpa de tantas modificaciones es lo que me cierra la garganta y me presiona el pecho. Gané muchas cosas intentando vanamente de no perder otras, pero fue imposible. Siempre quise en mi conciencia guardar una cuota de inocencia, y no soy la persona más viva,  ni me las sé todas, pero claro está que perdí más inocencia de lo que me hubiera gustado. También perdí por algún lugar esa manera que tenía de llorar desconsoladamente, frente a un problema, esa sensibilidad que todos conocían y que a veces me molestaba, pero que era tan particularmente mía que me había encariñado.
No sé qué quiero de mi vida, por suerte tengo criterio propio, me siento segura y con personalidad, no me veo igual que el resto, lo que no quiere decir que soy superior o inferior. Cuando digo que ''no me veo igual que el resto'' quiere decir que no me veo parecida a nadie que conozca, porque lamentablemente mi círculo de conocidos es muy chico y todos entre ellos tienen características muy similares, que definitivamente conmigo no tienen nada que ver, y eso me apena, porque me gustaría compartir ciertos gustos con alguien y no puedo, sumando también mis rarezas de verdad, como lo que me cuesta sentirme có,oda con una persona realmente, y que necesito estar sola con mi abeza mucha más tiempo del que necesitaría cualquier persona normal.
Quiero ser la mejor versión de mí misma, pero yo me tengo que fijar los parámetros que creo contribuirían a eso, pero a la vez no quiero, me niego a desprenderme de la aburrida, monótona, sensible, pensadora y tímida persona que era (y sigo siendo en algún rincón agazapado, o con determinadas personas). No quiero que mi vida se torne en necesidad constante de joda para sentir algo, porque no soy así, y por el contrario, me deja vacíos, y eso que no soy ni una alcohólica ni una drogadicta empedernida, lo justo y necesario quizás, porque tal vez ayude una pastillita, o emborracharse, pero prefiero buscar mi propia plenitud, cosa que ni las drogas ni el alcohol me la da eternamente.
Quiero que mi vida se aclare y dejar de sentir tantas dudas, miedos e inseguridades. Tengo fe en que seguramente equivocándome pueda aprender. ''...si para estar ahora enamorado, fue menester haber estado herido, tengo por bien sufrido lo sufrido, tengo por bien llorado lo llorado, porque después de todo he comprobado que no se goza bien de lo gozado sino después de haberlo padecido, porque después de todo he comprendido que lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado.''

No hay comentarios:

Publicar un comentario