domingo, 30 de septiembre de 2012

Permitite estar bien, no seas gila.

Es muy difícil poder explicar lo que me pasa, a veces no me entiendo, casi nunca. No estoy mal, creo, pero no puedo asegurar que estoy bien. ''Podría estar mejor...'' Como poder, podría, pero no me lo permito. Debería dejar de encapricharme con lo difícil, y empezar apreciar  las muchas cosas realmente buenas que me están pasando.
Tengo que dejar de darle vueltas a asuntos en los cuales los capítulos ya están cerrados. No todo va ser como yo quiera que sea, y es hora de acostumbrarse.
Los domingos siempre fueron especialmente dolorosos, pensativos, filosóficos. Quizás, seguramente, mañana me levante pensando en positivo, riéndome de lo que hoy me molesta, o... dejándolo atrás. La semana va pasar con cierta lentitud (la misma de siempre hace ya bastante) y otro domingo llegará con su perfume lamentable en busca de teorías, de asignaturas pendientes para destruir mi sentido del humor otra vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario