lunes, 6 de agosto de 2012

SOS LO QUE SOS. S.O.S

Yo sentí brotar muchas lágrimas de mi rostro sin poder calmarlas. Yo sentí el desconcierto de no saber qué hacer con la vida. Algunos días la euforia me vino a visitar, pero...era mucha tristeza acumulada disfrazada de positivismo. También me tocó sobrevivir días negros, en los que me levanté queriendo no existir y me acosté anhelando desaparecer durante la madrugada. Lloré, mucho, quizás demasiado, quizás exageradamente, pero se puede decir que sentí y por el contrario dejé de sentir tantas veces. Que mi cuerpo experimentó muchas sensaciones hasta el día de la fecha y puedo admitir y aceptar que a veces está bueno luchar por un sueño, todo depende del sueño, pero también ciertas veces hay que frenar, bajar la cabeza, y aceptar lo que te toca... me dirás que no es lo que anhelaste pero tengo algo para decirte: La vida no es una comedia romántica, habrá días que vas a cerrar los ojos muy fuertes como método analgésico hacia los golpes de la vida, tal vez un día quieras resignarte, las obligaciones te desgasten, el sólo hecho de respirar, de existir, de permanecer te demande mucho estrés. Algunos días tendrás que fingir alegría, actuar que el mundo es un lugar seguro para tu cabeza, porque... muchas veces las personas no te entenderán, en esos momentos respirá profundo, resistí. Quizás con un poco de suerte las personas te tildarán de loco, se alejarán de tu lado, allí sabrás la esencia de mucha gente que te rodea, que creíste tu amiga y podrás dejarlos ir, deshacerte de la condena de vivir junto a ellos con la total paz de saber que hiciste lo correcto. Me gustaría compartir una enseñanza, no sé por qué la voy a decir, puesto que todavía me cuesta llevarla en la práctica, pero la teoría sería algo así: como ya dije, el mundo no es color de rosas, no importa el color que te tiñas el pelo, el poder que tengas sobre las demás personas, la belleza que poseas o el valor que tenga tu reloj, si no estás bien con vos mismo no lo vas a estar con nadie. Por último, y muy importante, sé que dije que a veces hay que frenar camino a los sueños, o al menos bajar un par de cambios pero... la experiencia de la vida me contó que nadie puede juzgarte por esa meta. Es tuya.
Este será el mundo muchas, muchas, muchas veces. Tolerá, aguantá, soportá. Sé una buena persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario