martes, 8 de mayo de 2012

Si sos muy positivo a la larga terminás cayendo como un avión estrellado.

Por tratar de obrar de manera inteligente,  me perjudiqué. Hoy, cansada de llorar, noto que no hay que ser tan positivo como dije... claro que esa cuota de optimismo nunca debe fallar. Pero es un error muy frecuente disfrazar las penas de euforia. No es simplemente querer estar bien, se debe poder hacerlo. Traté de esquivar el dolor, y sólo provoqué que todos los motivos que escondía bajo mi lema alegre se reunieran y aparecieran para hacer de mi vida nuevamente algo trágico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario