viernes, 30 de diciembre de 2011

Otro año que se va y sigo sin aprender demasiado. Con una depresión quizás mayor a la del año pasado, despido este 2011 donde aprendí que aunque te levantes y la pelees, y la remes, y la aguantes y te pares y te comas uno a uno todos los bifes que la vida te manda, siempre vas a caer. Es ley de vida, somos humanos, fallamos, perdemos, sentimos. Hacemos cosas bien, pero ¡cuántas hacemos mal!
Mi humor no es el mejor, mi vida es algo trágica gracias a mí. Sólo yo provoco esta molestia en mi persona, quiero poder alejarme de mí. Es imposible, ya lo sé, pero déjenme soñar que se separan mi alma, mi cabeza y mi cuerpo por distintos lados ¡qué feliz podría ser! Pero no, viene todo en conjunto o nada..
Podrás decir que sos un muerto vivo, un cuerpo sin corazón, pero es mentira, tu alma se encuentra ahí, adentro tuyo, todavía estás vivo, todavía la seguís peleando.
No quiero esperar a que la vida me de la mano, ¿por qué mierda no puede venir de por sí? ¿Por qué carajo no puedo ser normal? ¿Por qué me prohibo de ser yo completamente? O.. quizás esta persona fría, gris y algo loca soy yo en esencia. Con un corazón un tanto débil y soñador.
Ya no sólo la mente me pide descanso, este año se le sumó el cuerpo. Nada de mí funciona bien, y eso duele. Duele física y emocionalmente. Molesta haber sido la causante de todos mi males, pero simplemente no sé cómo lo hago, cómo siempre termino cagando todo, sobretodo como siempre me cago a mí
Podré dar discursos de moral, consejos de vida, y hasta incluso decir que tengo ''algo'' de experiencia, pero mi vida, mi cuarto, mi cabeza son un íntegro desastre.
No sé cómo se empieza de cero, muchas veces lo intenté, pero sigo insistiendo en lo dramático, siempre fue así y tengo pocas expectativas de que eso vaya a cambiar. Tengo una rara, compleja, difícil, enredada manía, obsesión, trastorno con todo lo que me hace mal. Ya no me cierran las hipótesis de tener un corazón sencible, soy adicta al sufrimiento, sí quizás sea eso.

1 comentario:

  1. Quizás estás en pleno momento de lucha con vos misma, con encontrarte, con entenderte y hacerte bien. No sé mucho de la vida, ni soy toda una experimentada... pero sé que nada viene servido en bandeja y a veces las luchas pueden demorar un tiempo bastante largo. Se sale de todo, te lo aseguro. Suerte!

    ResponderEliminar