martes, 29 de noviembre de 2011

Quizás sea el momento justo para gritar ¡chau! e irme. Quizás lo correcto sería soltar todo lo que nos ata y dejarnos llevar. Pero... siempre fue así de complicado estar vivo, siempre fue así de irónico.
Si te hace daño alejate, si te hace bien quedate, y... si lo amás cagate. Estás al horno con papas, batatas, batatines, remolacha y lo que venga. Porque enserio te gusta ese pibe y es raro que empieces a sentir melancolía. No quiero caer, no quiero dejar de estar, de existir, no quiero esfumarme a un mundo gris. Quiero permanecer donde estaba, feliz por lo que había conseguido. No me dejes con este nudo en la garganta y vení, hablame, quereme. Porque... simplemente estoy enteramente entregada a tu desición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario