lunes, 18 de julio de 2011







Y veo amanecer, con una música triste de fondo, y el sonido de los autos. Nada me molesta, nada puede despertarme de este sueño, nadie lograría hacerme ver las cosas de otra manera, porque con el transcurso de los años me di cuenta que soy lo que soy, nada más...

Esta vez, las lágrimas no me vienen a buscar, esta vez es un sentimiento que no conozco el que se apodera de cada movimiento. No me duele nada. Estoy bien. Estoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario