domingo, 12 de junio de 2011



Quizás no hubiera dolido tanto, quizás, quizás, pienso que tal vez hubiese sido más simple poder soltarle la mano. Y ahora estoy atrapada, salida aparente, miedosa, temblorosa, con la nariz colorada otra vez, con el rostro empapado una vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario