viernes, 20 de mayo de 2011

Por más optimismo, autoestima, por más fuerza que le metas la recaída es inevitable. Aunque tenga todo no voy a tener nada si no sé valorarlo, porque... ni siquiera puedo valorarme a mí, una frágil persona, que por momentos es feliz, pero que siempre la nostalgia le brindará un buen recibimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario