viernes, 8 de abril de 2011

Porque quizás fui yo la estúpida que se ilusionó con mentiras, tal vez me encariñé bastante en un corto plazo. Quizás, no presté la atención correspondiente al porvenir y me dejé llevar. Demasiado. Ahora, te quiero mucho como para largarme a una vida sin vos tan de golpe, soy tan adicta a tu persona, tan estúpidamente dependiente. Y no puedo mentirme a mí misma, te juro que lo intento pero es imposible, te extraño, quizás un poco más de lo que debería hacerlo, y la vida se hace un poco densa sin tu presencia en las tardes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario