lunes, 21 de febrero de 2011


¡Qué felicidad! ¿Quién fue la tonta que desaprobechó un atardecer por creerse enamorada? ¿Quién fue la que pensó que un día de lluvia era un día de lágrimas? Y ¿quién es la que se reivindicó y hoy cree ser lo suficientemente fuerte para vivir alegre? Sí, yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario