miércoles, 2 de febrero de 2011

Me descargo de dioses insolentes, de ataduras ardientes, y recorro el camino tratando de ser libre, lo más que pueda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario