domingo, 5 de diciembre de 2010

Sí, ya sé que esto es imposible y que no vas a hacer mis sueños realidad nunca. Pero, dejame tenerlos, no importa lo subreal que se vean, dejame ilusionarme, jugar a que algún día te voy a tener. Dejame sentirme bien, dejame seguir con la cabeza más dura del mundo. Brindame la paz que me falta cuando pienso en los errores que cometí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario