jueves, 30 de diciembre de 2010


Le digo adiós a un año en que logré encontrarme, saber quién soy y quiénes me importan. Un año que me enseñó a soledad y un poco a golpes, un año que dejó heridas que hasta el día de hoy no sanan. Un año en el que me encontré mayormente triste, pero entendí que a veces soy yo la que me niego la felicidad, un año en el que entendí que no se puede tener todo lo que se quiere, y a veces no se puede tener nada. Un año que entendí que querer no es lo mismo que precisar, que amar no es lo mismo que pensar, que confianza no es lo mismo que amistad, que las intuiciones también fracasan, que el veredicto de los demás es solo una escusa para no ser quién verdaderamente sos, que un pedazo de tierra significa vida, que los animales signifcan amor, que el amor tiene varias caras, que podés armar las valijas y quedarte al despedirte, que el que no arriesga no gana, pero el que arriesga puede morir en su meta, que son muchos más los que te quieren ver caer que los que desean verte feliz, que el rehuso es cotidiano, que NO sucede todo por algo, que las mentiras pueden tener patas largas también, que tu voz es sinónimo de obseción, que tus ojos son sinónimo de amor, que la vida pasa y que si no hacés nada ahora, después puede ser muy tarde, que mis dedos enredados en tu pelo son la felicidad más plena que sentí, que la inseguridad es por la sociedad y no por mí, que la taquicardia que me provocás me gusta, pero solo la taquicardia que me provocás vos, que las confusiones duelen a veces más que el amor, que la razón se va de ves en cuando sin avisar, que me hubiese afectado menos si por lo menos habrías dicho las cosas que sentís correctamente, que a la gente hay que dejarla ser libre, que querer no es lo mismo que luchar, que me siento cómoda en soledad pero me da miedo, que la muerte me aterra y que la familia está primero. Que es una mentira más del montón que si luchás por algo lo conseguís, es solo para no hacerte sentir mal, que la bipolaridad no la genera solamente el amor, que el tiempo pasa rápido y que no quiero cumplir 15, que no somos compatibles y aunque no crea en el horóscopo, en eso tiene razón, que me gusta tener la cara pegasosa cuando lloro, que me gustaría hablarte y enviarte una carta de cinco páginas como despedida, pero enrealidad me encantaría que me hables vos, que si es que alguien lee esta nota no va a frenar en cada frase para comprenderla y que los brazos arriba no te los mantiene nadie. Le digo hasta nunca al año 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario