miércoles, 29 de diciembre de 2010

A ella, la cabeza le daba para hacer lo que quería. Era impresionablemente astuta. Pero esta vez le fallaron los cálculos, el amor y la amistad fusionados no era buena idea, pero ya no se trataba de la cabeza, sino del gran corazón que ella poseía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario