lunes, 1 de noviembre de 2010


Y ese corazón dulcemente deshonesto es lo que a me encarceló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario