lunes, 8 de noviembre de 2010


Y aunque trate de controlar mi cabeza, cada segundo que pasa te pienso más, hasta el extremo, sin cesar. Sin poder elegir si quiero hacerlo o no, te incrustás en mi mente y me encarcelás otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario