viernes, 26 de noviembre de 2010


Sigo imaginando nuestra casa, cuántos hijos vamos a tener, la mascota perfecta. Imaginar es gratis, por eso lo hago... pero me duelen las desiluciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario