jueves, 11 de noviembre de 2010


No puedo prometer no volver a llorarte, pero puedo prometer no volver a buscarte nunca más, nunca más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario