lunes, 1 de noviembre de 2010


No puedo mejorar las cosas, no tengo ese tipo de don que algunas personas traen consigo. Y juro que intento cambiar de página, pero... definitívamente no es posible. Porque estoy justo en el punto de entregar cada segundo de mi vida al lado tuyo. Porque, si pienso bien y sacando conclusiones... nací para adorarte cada segundo un poco más, a pesar de las consecuencias que ésto conlleva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario