lunes, 8 de noviembre de 2010


No, gracias. No quiero tu perfección cerca de mí, porque sé que la excelencia no existe y en algún momento tus errores me matarán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario