lunes, 1 de noviembre de 2010


Mi corazón late por la ilución que algún día sin querer sembraste. Y... ¿ahora qué? Si me tenés hundida en una locura amorosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario