martes, 26 de octubre de 2010


Nos encerramos los dos en la cueva del desprecio y tan solo uno pudo escapar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario