domingo, 24 de octubre de 2010


No es que no me quiera, yo me amo. Amo la forma en que digo las cosas, amo querer hacer tantas cosas lindas por lo demás. Amo responderle a la gente con la firmeza y la seguridad con la que respondo. Amo mis sentimientos pesimistas; optimistas; inteligentes; idiotas, los amo. Amo saber que no soy igual a todos, aunque por no ser así gane miles de decepciones amorosas. Amo saber qué quiero y qué no. Amo fijar mis límites. Amo no tener un talento en las cosas que hago. No me cambiaría.
Así que no digan que no me quiero, que no me guste la parte superficial de todo esto, es distinto.

1 comentario: