miércoles, 20 de octubre de 2010


Bastó con verte otra vez con los mismos ojos de enamorada para darme cuenta que no puedo desencadenarte de mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario