viernes, 24 de septiembre de 2010


Ya no puedo competir. ¿Qué puedo ofrecerte de mí más que un gastado y desabrido amor? Puedo regalarte mi sonrisa, pero mucho más que eso no poseo en este momento. Puedo ofrecerte un corazón en reparación pero no es supongo lo que esperás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario