martes, 28 de septiembre de 2010


Y otra vez pierdo una persona que realmente quiero. Otra vez por ser quien soy. Un amigo más que se desprende de mí y prefiere seguir su camino mejor.

Y lo extraño, y recién lo pierdo. Y me lastima que se me escape otra persona más.

¿Qué quieren? Si yo dejo lo que no tengo por ustedes, si yo hago lo imposible. Y el destino nos hizo daño, compañero.

Una vez más un cambio en mi vida y a pesar de que intente luchar con esas modificaciones y el rumbo me derriva otra vez.

Y te amo con vehemencia, camarada. Pero... el tiempo habló, nos separó.
Y los recuerdos una vez más son eso, simples recuerdos que no hacen más que daño. Sabés que no puedo odiarte, pero sí puedo borrarte por siempre de mi memoria, sabiendo que es mejor. No quiero cambiarte otra vez, tu personalidad ya está formada por eso me despido de vos, aunque me cueste. Quizás es un hasta luego, algún Dios lo dirá, pero ahora te digo chau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario