viernes, 3 de septiembre de 2010


Te voy a contar un par de secretos que quizás no pudiste o no quisiste darte cuenta. Tu ignorancia fue un golpe de estado a mi vida. Tus sonrisas para mí eran la libertad plena. Tu poco interés mezclado con mi miedo se convirtieron en una enfermedad. No quiero que te sientas avergonzado, no exigo disculpas, solo le pido al futuro que me obsequie felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario