lunes, 27 de septiembre de 2010


Te venero, te adoro quizás por demás. Y siento que hasta en el ocaso seguiría amándote. Me desespero, te amo infinítamente, y aunque lo niegue sé que mi amor sobrepasa los límites del bien y el mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario