lunes, 13 de septiembre de 2010


Te odio por no saber comprenderme. Repugnacia me da saber el amor que soy capaz de sentir. Miserable es mi propio sinónimo.

Sacate esa máscara que no te deja ver bien el exterior, reconoceme, retrocedé en el pasado, soy la que daría la vida por vos.

No sé muy bien qué me atrae más, si tu imposibilidad o tu egocentrismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario