jueves, 16 de septiembre de 2010


Tan perfecto te puntualizan los demás, y la verdad es que no se equivocan tanto. Lo acepto, a veces me provocás dolor pero... no es tu persona, es un poco de envidia, no mucho, un poquito, no es de maldad, es de ganas de ser, es de admiración, es de bronca por no tener esas cualidades desarrolladas naturalmente como las podés tener vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario