lunes, 6 de septiembre de 2010


Somos cómplices en este crimen, es el amor el que nos rastreó. Justamente por eso, estamos totalmente impolutos de la condena que el destino nos sirve en bandeja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario