martes, 28 de septiembre de 2010

Si quieres olvidar, si no te basta con ahuyentar heridas y desprecios, acuérdate del día en que un poema te liberó del mundo y sus engaños.


María Sanz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario