martes, 28 de septiembre de 2010


Si fuésemos relojes crearíamos el de dar marcha atrás. No giraríamos en el mismo sentido, no servimos para ser iguales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario